Visita mi canal de youtube

sábado, 5 de enero de 2019

Como reparar un control remoto


COMO REPARAR UN CONTROL REMOTO

  1. El paso esencial para descartar o reducir el abanico de los posibles fallos es comprobar que el diodo de infrarrojos emite luz.
Para ello podemos utilizar una vídeo cámara o la cámara de un telefono, que es capaz de captar estos rayos, imperceptibles para el ojo humano.





2.- La mayor parte de las averías se deben a que los contactos de grafito de la membrana se han ensuciado y no hacen contacto con la placa de baquelita.
Para comprobarlo, podemos utilizar un polímetro en ohmios. La resistencia entre dos puntos del mismo botón no debe de ser mayor de unos 300 o 400 ohmios.
También se pueden cortar trosos de aluminios y pegarlos en los contactos del control con pega en barra.







Para ganar conductividad en los botones deteriorados, (normalmente los más utilizados) podemos dar una suave pasada con lija ultrafina. Después comprobaremos con el ohmiómetro que se ha reducido la resistencia.


Limpiaremos también los contactos del circuito impreso con un algodón humedecido en alcohol y lo dejaremos secar. 

Podemos tambien colocarle un pedacito de aluminio en cada contacto de los botones para que haga mejor conductividad.




3.- Si el problema no se hubiese solucionado comprobaremos el transistor y el diodo de infrarrojos. Si estuviesen dañados los sustituiremos por unos nuevos.



Cuando todos los componentes que hemos visto estuviesen en buen estado sólo nos quedarían por revisar el integrado y el oscilador. El primero de ellos, dada su complejidad para sustituirlo o encontrar uno de repuesto, es preferible comprar un mando nuevo.


Respecto al oscilador o resonador cerámico, que es un componente de bajo coste y que suele deteriorarse con los golpes que recibe el mando, podremos sustituirlo por otro de iguales características. Un indicio de que fuese éste el estropeado sería cuando funcionan las pruebas. 
















0 comentarios:

Publicar un comentario